1/3/11

Reseña de un viaje a Tarragona


Viaje a Tarragona, Reus y Poblet.

El pasado día 5 de febrero nos fuimos a Tarragona, un autobús completo, para visitar la antigua Tarraco,  acompañados por Pascual que nos fue mostrando los diferentes monumentos de la ciudad con explicaciones llanas y eruditas de alguien que vivió muchos años en la bella ciudad. En la catedral al visitar el claustro y sus ilustrados capiteles, Pascual nos contó una curiosa historia del gato que se hizo el muerto.

 "Cansado de no poder acabar con las ratas, ellas le organizaron un grandioso entierro y cuando estaban todas reunidas el gato las atacó y acabó con ellas. Años más tarde, al morir el gato, la ciudad le organizó un entierro con toda la pompa de un héroe"










Por la noche reparto de habitaciones y cena en Reus, con incidente gastronómico incluido. Después de cenar y conducido por Adolfo, se realizó el sorteo de tres plazas gratuitas que nos regala la agencia de viajes.




 A la mañana siguiente, después de pasear por el centro de Reus y admirar sus magníficas casas modernistas nos acercamos hasta el Monasterio de Poblet. 
 Por cierto, que en una de las ricas mansiones, vimos una estatua que alguien creyó reconocer, en el rostro del felino, a un presidente de nuestra democracia.


Un guía del monasterio nos mostró las diferentes dependencias y estancias, así como la historia de las tumbas reales de la Corona de Aragón que permanecen en la nave central de su templo.
 Al final de la mañana nos fuimos al Hostal del Seglar a comer los famosos calçots. Se puso de manifiesto la maestría de algunos para engullir las cebollas asadas bien untadas de romescu.


El viaje estuvo acompañado, además del buen ambiente, por un tiempo casi primaveral con sol radiante y temperatura agradable.  Hemos quedado en volver otro año, pero para visitar las bodegas de la zona y probar sus caldos.