9/1/13

Marcha por la Serra d'Espadà

El día 15 del mes pasado un grupo de 25 amigos y amigas de la Nau Gran nos dimos un paseo montañero por la sierra de Espadán. Esta es la pequeña reseña de aquel día inolvidable, por el paisaje y por la dureza de la marcha en el descenso.

Con Luis a la cabeza tomamos  la salida de Sueras, en el horizonte nuestra primera meta el Castell de Maús. El camino entre bosques de pinos fue ameno y tranquilo.




En un cruce del camino nos separamos en dos grupos. Unos pocos subieron con Luis hasta el risco donde están las ruinas de castillo.

Y desde allí arriba pudieron contemplar un paisaje de ensueño, bosques y bosques de pinos y alcornoques.




El resto de los senderistas estábamos esperando en la Fuente de Castro, que aprovechamos para beber sus aguas y dar cuenta de algún bocadillo para aligerar la mochila.




Después, todos juntos seguimos el camino hasta el más de la Campana; campana que sin dudarlo algunos hicimos sonar. Ya con un sendero más estrecho vimos de cerca los alcornoques que esperaban sus catorce años para que volvieran a arrancar sus huecas cortezas, también los restos de las trincheras de la última guerra civil.



Llegados al final de la etapa, en el Alt de Benitandús, paramos para comer y descansar un rato a la sombra soleada de los pinos, porque el día transcurrió con sol agradable y sin viento.




Una vista impresionante fue la de los Órganos de Benitandús, parada que aprovechamos para que Luis nos hiciera  la foto del grupo








Después de tanta alegría para nuestros ojos y nuestros pulmones, comenzó el descenso con un desnivel de 320 metros, muchas veces entorpecido por rocas sueltas e inclinadas. Hubo algún que otro tropiezo, pero todos y todas terminamos la marcha cansados pero contentos de haber disfrutado de aquel maravilloso paisaje.




Habíamos recorrido casi 16 kilómetros y ¡estábamos enteros! Las agujetas, a algunos, nos esperaban en el sofá de casa.

(Fotos de Miguel Ángel Moreno, Francisco Muñoz, Antonio Guillaumes y Alfredo Domínguez)