7/11/14

VIAJE A SEVILLA

"Caminante, no hay camino. 
Se hace camino al andar."
Y con Antonio Machado, que nos acompañó cada día en la oración de la mañana, nos fuímos a Sevilla.


Han sido cuatro días completos e intensos más el de ida y el de vuelta, también bien aprovechados y en los que pudimos visitar Carmona y El Viso del Marqués. ¡Menos mal que tuvimos libre la tarde del sábado!





Hemos disfrutado de un viaje interesante y agradable y, además de los monumentos y lugares de interés que aparecen en todas las guías, pudimos conocer otros que no se contemplan en los circuitos tradicionales:  Itálica, Museo de Carmona (con cerámicas de Tartessos que nunca habíamos tenido ocasión de ver), muralla romana y puerta estupenda de época islámica en esta misma ciudad, Colegiata de Osuna, palacio renacentista del Marqués de Santa Cruz en El Viso.... Y Sevilla al completo, con un buen guía local.





 Seguro que cada uno de nosotros sentimos una especial emoción en algún momento ante algo: una imagen, un edificio civil, una iglesia, un mosaico, una cerámica, una cena en Triana a la orilla del Guadalquivir, el Callejón del Agua, un cuadro, el Patio de los Naranjos, el Hotel Alfonso XIII........Y eso es lo que nos quedará en el recuerdo y por lo que ha merecido la pena este viaje, aunque no recordemos los nombres de los lugares ni lo que visitamos cada día; eso y la convivencia entre nosotros.


Lo demás, lo que no nos gustó: la incompetencia de la guía acompañante, el paseo en busca del restaurante en Osuna, la cena horrorosa que disfrutamos un grupo la última noche.......Eso quedará en el rincón de las anécdotas y, pasado el cabreo inicial, alguna vez nos reiremos al recordarlo.

               

 No existe el viaje perfecto pero éste ha estado muy bien, ¿o no?

 

(Texto: Teresa Alcalá. Fotografías: Elvira Ramos, Juan Antonio González)