24/3/15

DAR LA NOTA EN EL TALLER CORAL



Como miembro del taller coral Amics de la Nau Gran me gustaría trasladar, a todas las personas que nos lean, la satisfacción que se siente al participar en la interpretación de una pieza de música coral.

El inicio, la presentación de la nueva partitura llega con unos compases de la melodía principal interpretada al piano por nuestro director. Todos estamos atentos, intentamos y conseguimos reconocer la canción de la que se trata. Son melodías que hemos escuchado pero que, seguramente hacía tiempo que no habíamos oído. Como conocemos la melodía, ya podemos tararearla y hacerla un poco más nuestra pero… esta partitura tendrá unos arreglos que hacen que sea necesario aprenderla “de nuevo” y el trabajo no ha hecho más que empezar.

Tarea que empieza con los ejercicios necesarios para conseguir que nuestras voces maduras -usadas en nuestros diferentes trabajos, gastadas en charlas, risas, susurros, a veces incluso maltratadas y malgastadas en gritos y en sollozos - suenen y luzcan como si de un traje nuevo se tratase. Ese bello instrumento natural que es nuestra voz, con las técnicas de impostación puede convertirse en un recurso preciso y precioso para llevar adelante la modulación y entonación de la melodía que estemos ensayando.

Es una tarea que requiere de esfuerzo, tiempo, ilusión y esperanza porque ya hemos constatado que somos capaces de cantar juntos y queremos hacerlo cada vez mejor.

Por otra parte,la asistencia a los ensayos es fundamental pues oyendo a cada una de las “cuerdas”, atendiendo a las observaciones del director se va reparando en detalles, se aprende de los demás, de uno mismo y en definitiva de todo. Este aspecto es muy importante ya que aunque, hoy en día, se puede disponer de grabaciones en mp3 para ir practicando particularmente, nada es capaz de suplir el ensayo con todos los componentes de la coral. Ese momento de encuentro y de trabajo conjunto es la base de todo y, de hecho, nos sentimos  ¡tan bien! cuando van saliendo los fragmentos que preparamos. A pesar de las repeticiones, de las correcciones, del “volvemos a empezar”, de la prueba que supones el tener que vocalizar individualmente, se supera todo cuando Agustín nos anima diciéndonos que se ha cantado mejor y que vamos camino de hacerlo tal y como él quiere. Y así queremos que sea puesto que sus pautas y directrices son fundamentales para lograr la mejor ejecución de una partitura.

Hay que estar  muy pendientes para “decir” la melodía y el texto con la medida, la entonación y el sentimiento que cada fragmento requiere.

Los propósitos son ir ampliando nuestro repertorio para poder participar en aquellos eventos en los que seamos requeridos, especialmente en los que supongan estar en contacto con otras corales.

Así mismo la coral, tiene un grupo de whatsapp donde la mayoría de componentes estamos en contacto para comunicarnos cualquier incidencia, compartir músicas, noticias y… ¿por qué no? unas risas.
También hemos compartido algún concierto, cenas y teatro pero queremos ampliar nuestras actividades pues somos un grupo heterogéneo con muchos intereses diferentes y ganas de ponerlos en común.

Pero lo fundamental son las  ganas de aprender a cantar y mejorar cada día más. Un objetivo que tratamos de conseguir y que ¡seguro! lograremos con la dirección y dedicación de Agustín Alamán que, al frente de este grupo de entusiastas, nos hace sentir y vivir la música con gran intensidad y placer.
¿No os agradaría compartir con nosotros un poco de vuestro tiempo?

(Liber Sanchis)