9/11/16

Senderismo: Cami de les Jovades, la Vall de Laguar


Senderismo avanzado 05 Noviembre 2016



Se trata de un recorrido circular de unos 13 kilómetros, que recibe el nombre de “La Catedral del Senderismo”, también la llaman el valle de mas de 6.800 escalones por las subidas a antiguos poblados y bajadas a barrancos.
Es una ruta que por su belleza no se puede olvidar.

La ruta se empieza en Fleix  (Marina Alta), pasando por la Font Grossa, (lavadero) enseguida nos encontramos con los primeros escalones moriscos.

Al cabo de unos 20 minutos, llegamos al Forat  de la Juvea, un agujero excavado en la roca, que nos permite pasar al otro lado de la montaña.
Una vez en la otra vertiente, se puede apreciar el camino que recorreremos. Este camino baja hasta el cauce del rio Girona. Cauce seco de piedras blancas .

Dejamos el cauce y comenzamos a subir por un zig-zag algo pronunciado.

Al cabo de media hora, llegamos al Pou de Juvea, un antiguo pozo, cuya agua fresca sale accionando una palanca.

A los pocos minutos llegamos a “Juvees D’Enmig”, desde donde cogemos el desvío hacia el “Barranc de L’Infern” y “Font de Reinos”.

De nuevo bajamos a través del sendero, pasando por debajo de paredes espectaculares en forma de cueva, divisando justo enfrente la Sierra Carrasca.

La Font de Reinós, nos sorprende en el camino dejando caer su agua en tres pequeñas pozas.

Seguimos bajando y nos encontramos en otra parte del Rio Girona, donde podemos observar  que los bancales llegan hasta el mismo cauce.

Una nueva subida nos espera a continuación algo más pendiente e incomoda. Tal como vamos subiendo las vistas del Barranco se van ampliando, siendo éstas espectaculares.

Una vez superada la subida, nos encontramos en una serie de casas y pozos en estado de ruina, es “Les Juvees de Dalt”. Aquí aprovechamos para comer.

Seguimos la marcha, por una larga bajada, con unas hermosas vistas de toda “La Vall de Laguar”.

En media hora, estamos en el barranco de “El Racons”, desde donde iniciamos la subida al pueblo de Benimaurel.
Por el camino nos encontramos con un mirador natural, desde el que vemos Denia, y el mar Mediterraneo al fondo.






Seguimos por la escaleras hasta llegar a una carretera donde tenemos una impresionantes vistas del Montgó, llegando poco después a Benimaurell, fin de la excursión.

(Texto y fotos de Antonio Guillmes)