22/2/18

JORNADA GASTRONÓMICA DE LA TRUFA EN CATI


En primer lugar nos dirigimos a las proximidades de Tirig, en la comarca del Alto Maestrazgo donde se encuentra el Parc Cultural de Valltorta. Allí se conocen 21 abrigos donde nuestros antepasados pintaron escenas de caza y de la vida cotidiana. Contemplándolas pudimos comprender aspectos de la vida de estas sociedades de hace unos 7000 años.


El museo de la Valltorta está situado a 500 metros del Barranco del mismo nombre y es el punto de partida para las visitas guiadas al parque. Proporciona al visitante información sobre la historia del lugar. 


Cuenta con varias salas de exposición donde se presenta una muestra del arte rupestre de las tierras valencianas.



En los abrigos de la Valltorta se pintan figuras humanas y animales con gran naturalismo, siempre con diversas tonalidades de color rojo. Se representan aislados o formando escenas, por lo general de caza. Conocimos la Cova dels Cavalls, donde un grupo de arqueros acechan y disparan sus flechas contra una manada de ciervos.





Los animales más representados son ciervos, tanto machos como hembras, cervatos, cabras montesas y jabalíes. En ocasiones aparecen heridos por flechas clavadas en el vientre, el cuello o la espalda.

PINTURAS (se ven mal) o se pone al lado la pintura falsa que está en el museo

Entre las figuras humanas destacan por su número las masculinas, armadas con arcos y flechas, tensando los arcos o disparando. Las figuras femeninas, más escasas, aparecen ataviadas con faldas largas, con el torso descubierto y cargadas de bultos.



Después de esta interesante visita nos dirigimos al restaurante, situado en una hondonada a 900 metros de altitud, al lado del Santuario de la Mare de Deu de l'Àvellà. Un bello paraje que nos recibió con una discreta nevada.




Las instalaciones hosteleras incluyen un balneario que se beneficia de las aguas del manantial que brota junto a la ermita, indicadas para las afecciones cutáneas.







Disfrutamos de un variado menú de degustación en el que no podía faltar la trufa. Muy buena calidad, cantidad, presentación y atención por parte de los camareros.

(Texto de  Carmen Marco) (Fotos de Carmen Marco y Julia García)

21/2/18

PROGRAMA 17 DE RADIO

 El programa  17 emitido desde la facultad de Filología que lo dedicamos también a resaltar las actividades del décimo aniversario de nuestra asociación. Nos interesó mucho la conferencia impartida  el 31 de Enero por Joan Romero catedrático de Geografía Humana en la Universitat de València, de él y de lo expuesto en dicha conferencia, hablamos ampliamente en nuestro programa.

16/2/18

10 años de Cineclub y más


Si en algo puede destacar nuestra asociación es en la gran cantidad de actividades relacionadas con el cine. Desde que se puso en marcha el Cineclub en los duros asientos de los pupitres en la Facultad de Geografía e Historia, han pasado diez años. Ahora, se imparte además un taller de cine semanal así como diversos ciclos en el MUVIM, Museo de Bellas Artes y el Colegio Mayor Rector Peset.

Todo ello gracias al entusiasmo y dedicación de nuestro amigo Adolfo Bellido y, por supuesto, de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación así como la de Filosofía y Ciencias de la Educación que nos proporcionan sus salones de actos.

Este vídeo, es una pequeña muestra de algunas de esas actividades.


15/2/18

BENICARLÓ: XXV FIESTA DE LA ALCACHOFA


Debido a la gran aceptación que tuvo este viaje, se contrató un autobús de dos pisos con el fin de que pudieran participar el mayor número de socios.




En primer lugar visitamos Peñíscola cuyo casco antiguo está situado en una agreste roca rodeada de murallas y coronada por un castillo levantado por los templarios como su última gran fortaleza. Posteriormente, Benedicto XIII, el Papa Luna, lo transformó en sede pontifificia y se mantuvo en sus trece luchando por su lejitimidad en medio del cisma de Occidente.



Pudimos conocer la ermita de la patrona de la ciudad, la Virgen de la Ermitana, anexa al castillo y que casualmente estaba abierta. El faro, la casa de las conchas, el museo del mar (antigua escuela de primaria), pero sobre todo, caminar por el entramado de calles que componen la parte mas antigua de la población.


En Benicarló nos hospedamos en el Parador donde pudimos ver a algunos políticos de la Generalitat valenciana, que no quisieron perderse la fiesta de la alcachofa, y eligieron el mismo hotel que nosotros.
Por la tarde-noche tuvo lugar una gran torrada de alcachofas. Nos dieron un vale para canjear por tres unidades de este producto. Habia tanta gente, que la mayoría tubo que esperar una hora en la cola. Otros, optamos por visitar el pueblo y acudir a por nuestra cena cuando ya estaba mas despejado. ¡Estaban buenísimas!




Nos acostamos con la incertidumbre de si podriamos conocer o no, al dia siguiente, el poblado íbero de El Puig de la Nau, ya que habia altas posibilidades de lluvia y en ese caso, la visita no se llevaria a término. Al final todo salió bien. Hay que decir que, mientras nosotros disfrutábamos, en el término municipal de Benicarló, de las magníficas explicaciones de la guía, en Valencia diluviaba.
Como todos los poblados anteriores a la dominación romana, está construido en alto. Tiene la particularidad de que los muros de las viviendas son totalmente de piedra, lo cual ha favorecido su conservación. Estas tenian un piso superior al que se accedia por una escalera exterior. Las calles eran estrechas para dificultar el paso de carros. Dada su proximidad al mar, era un poblado que se dedicaba al comercio, sobre todo, de grano, vino y miel. Los lugares de almacenamiento, estaban situados próximos para facilitar su defensa. Era una sociedad jerarquizada, tenian un jefe que controlaba las actividades comerciales, además de las características de una aldea íbera: casas de dimensionens reducidas, doble muralla defensora, templo, ...




De vuelta a Benicarló pudimos ver el multitudinario ambiente en que se desarrollaba la XXV edición de la fiesta de la alcachofa. A continuación nos dirigimos al Parador donde disfrutamos de la jornada gastronómica. Un selecto y variado bufet en que no podia faltar el producto estrella de la jornada, la alcachofa. Excelente comida de muy buena calidad.




Regresamos satisfechos de haber compartido un agradable fin de semana con la armonía que siempre está presente entre los socios de La Asociación Amigos de La Nau Gran. Cuando llegamos a Valencia ya había dejado de llover.

(Texto y fotos de Carmen Marco)

Nota: Hace cuatro años estuvimos visitando el poblado con José Manuel Talens, en este enlace está el reportaje. BENICARLÓ