24 de marzo de 2015

DAR LA NOTA EN EL TALLER CORAL



Como miembro del taller coral Amics de la Nau Gran me gustaría trasladar, a todas las personas que nos lean, la satisfacción que se siente al participar en la interpretación de una pieza de música coral.

El inicio, la presentación de la nueva partitura llega con unos compases de la melodía principal interpretada al piano por nuestro director. Todos estamos atentos, intentamos y conseguimos reconocer la canción de la que se trata. Son melodías que hemos escuchado pero que, seguramente hacía tiempo que no habíamos oído. Como conocemos la melodía, ya podemos tararearla y hacerla un poco más nuestra pero… esta partitura tendrá unos arreglos que hacen que sea necesario aprenderla “de nuevo” y el trabajo no ha hecho más que empezar.

Tarea que empieza con los ejercicios necesarios para conseguir que nuestras voces maduras -usadas en nuestros diferentes trabajos, gastadas en charlas, risas, susurros, a veces incluso maltratadas y malgastadas en gritos y en sollozos - suenen y luzcan como si de un traje nuevo se tratase. Ese bello instrumento natural que es nuestra voz, con las técnicas de impostación puede convertirse en un recurso preciso y precioso para llevar adelante la modulación y entonación de la melodía que estemos ensayando.

Es una tarea que requiere de esfuerzo, tiempo, ilusión y esperanza porque ya hemos constatado que somos capaces de cantar juntos y queremos hacerlo cada vez mejor.

Por otra parte,la asistencia a los ensayos es fundamental pues oyendo a cada una de las “cuerdas”, atendiendo a las observaciones del director se va reparando en detalles, se aprende de los demás, de uno mismo y en definitiva de todo. Este aspecto es muy importante ya que aunque, hoy en día, se puede disponer de grabaciones en mp3 para ir practicando particularmente, nada es capaz de suplir el ensayo con todos los componentes de la coral. Ese momento de encuentro y de trabajo conjunto es la base de todo y, de hecho, nos sentimos  ¡tan bien! cuando van saliendo los fragmentos que preparamos. A pesar de las repeticiones, de las correcciones, del “volvemos a empezar”, de la prueba que supones el tener que vocalizar individualmente, se supera todo cuando Agustín nos anima diciéndonos que se ha cantado mejor y que vamos camino de hacerlo tal y como él quiere. Y así queremos que sea puesto que sus pautas y directrices son fundamentales para lograr la mejor ejecución de una partitura.

Hay que estar  muy pendientes para “decir” la melodía y el texto con la medida, la entonación y el sentimiento que cada fragmento requiere.

Los propósitos son ir ampliando nuestro repertorio para poder participar en aquellos eventos en los que seamos requeridos, especialmente en los que supongan estar en contacto con otras corales.

Así mismo la coral, tiene un grupo de whatsapp donde la mayoría de componentes estamos en contacto para comunicarnos cualquier incidencia, compartir músicas, noticias y… ¿por qué no? unas risas.
También hemos compartido algún concierto, cenas y teatro pero queremos ampliar nuestras actividades pues somos un grupo heterogéneo con muchos intereses diferentes y ganas de ponerlos en común.

Pero lo fundamental son las  ganas de aprender a cantar y mejorar cada día más. Un objetivo que tratamos de conseguir y que ¡seguro! lograremos con la dirección y dedicación de Agustín Alamán que, al frente de este grupo de entusiastas, nos hace sentir y vivir la música con gran intensidad y placer.
¿No os agradaría compartir con nosotros un poco de vuestro tiempo?

(Liber Sanchis)



23 de marzo de 2015

Por tierras de Castilla con Alma Malher II

Día 2

En Valladolid, además de un viento muy fresco disfrutamos de las visitas a dos museos interesantes: El Nacional de Escultura y el de la Casa Museo de José Zorrilla.



El Nacional de Escultura, en el antiguo Colegio de San Gregorio, nos acercó al mundo de la imaginería religiosa de los siglos XIII al XIX así como una colección de pinturas de los siglo XV al XVII. La portada es muy llamativa, sobre todo por las figuras de salvajes que la flanquean, le dan un aspecto entre repelente y furioso, las coronas de flores y hojas se han transformado en coronas de espinas. Castilla tenebrosa y nazarena...



Cuando uno se pasea sin prisas por el museo, mirando lo allí expuesto, pocas veces se fija en el personal que vigila y controla las diferentes salas. Pasan desapercibidos hasta que te llaman la atención por hacer fotos, por llevar la mochila en la espalda, por acercarte demasiado a la  boca de una adorable Virgen. Pero en este museo pude comprobar que hay funcionarios excepcionales.


Algunos no nos apuntamos a la visita guiada, fuimos a nuestro aire empujados por la curiosidad de un inculto que quiere saber algo más que fechas e historias. Los guías vigilantes del museo nos contemplaban con su mirada cuadriculada por la rutina, pero una se acercó varias veces, no para reñirnos o advertirnos, sino para contarnos algo relacionado con los comentarios que nos oía al mirar un S. Sebastián en pose muy concreta, o por las manos de un santo contando dinero. Al final, por poco me pongo a aplaudir a aquella magnífica mujer que nos ilustró con acierto y sencillez.



La casa museo de Zorilla, es una vivienda sencilla, y eso que su padre fue gobernador y superintendente  de la policía. Hubo un momento en que me pareció sentir el olor del fantasma de Don Gonzalo.

Por la noche, lei en la cama del hotel, hasta cerrar los ojos, el libro sobre Alma Malher:

"Mi padre siempre me tomó en serio. Una vez nos llevó, a mi hermana y a mí, a su estudio y nos contó el argumento del Fausto de Goethe. Teníamos siete y ocho años y llorábamos sin saber por qué. Cuando nos tuvo entusiasmadas, nos dio el libro y nos dijo el libro más hermoso del mundo"





20 de marzo de 2015

Por tierras de Castilla con Alma Malher

Día 1

Cuando uno emprende un viaje junto con 50 compañeros, nunca sabe qué vivencias compartirá, ni que peripecias encontrará. Estos son unos apuntes que se publican antes de que termine el viaje por tierras de Castilla.

El viaje hasta Valladolid fue apacible amenizado con la visita a dos castillos, muy emblemáticos pero que traen recuerdos históricos de muertes y azañas memorables de los vencedores. 

Castillo de la Mota




Con su airosa silueta cerca de Medina del Campo visitamos, según dicen, uno de los castillos mejor conservados de su época en toda Europa. Allí en una mañana calma y soleada vi el ir y venir de unos oscuros pájaros :
 "Un día, en el Castillo de la Mota, hace ya muchos años, vi por primera vez una colonia de grajillas. Revoloteaban en torno a las almenas y con sus “quia-quia-quia”, reiterativos y desacompasados, organizaban una algarabía considerable. De lejos parecían negras y brillantes como los grajos, pero, cuando las vi de cerca, observé que eran más chicas que aquéllos -más o menos del tamaño de una paloma- y no totalmente negras, sino que el plumaje de la nuca y los lados del cuello era gris oscuro, y sus ojillos, vivaces y aguanosos, tenían el iris transparente."(La Grajilla, Miguel Delibes)

Castillo de Coca


La fortaleza que fuera del Marqués de Santilla, luego de los Fonseca, prisión  y actualmente de la casa de Alba (nombre curioso el de "casa" en una familia tan palaciega y poderosa), desde 1954 cedido al Estado español durante cien años menos un día. Nosotros vivimos la experiencia de una escalera de caracol, interminable para las sufridas rodillas de algunos, y pisar escalones que olían a humanidad, a destrucción y miedo. Mereció la pena subir hasta la parte superior de la torre del homenaje y contemplar el paisaje encastillado de azul intenso.

Por la noche, en el Hotel, el descanso con Alma Mahler La novia del viento (S. Keegan):

"No cabe duda, escribió en su diario, de que el demonio de la destrucción ha creado al hombre, colmándolo de dotes brillantes, pero sin dejarle clara su misión en la tierra..."


(Alfredo Domínguez)


15 de marzo de 2015

14 de marzo de 2015

Convenio de colaboración con la Facultad de Filología

(Carles Padilla, Begoña Pozo, Miguel Ángel Guillamón y Alfredo Domínguez)


El día 20 de febrero se firmó el convenio de nuestra asociación con la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universidad de Valencia.

"El objetivo del convenio es fomentar la colaboración y cooperación entre ambas entidades en el marco del sector audiovisual, estableciendo un intercambio de información sobre recursos, programas de formación y proyectos de investigación y desarrollo"

Esperamos que fruto de esta colaboración podamos conseguir unos resultados muy positivos para todos.

Aprovechamos para felicitar al equipo decanal, encabezado por Carles Padilla, que ha resultado reelegido en las recientes elecciones de la Facultad. 


1 de marzo de 2015

Programa del grupo de radio.


Nuevo programa de nuestro grupo de radio, desde los estudios del TAU en nuestra Universidad de Valencia.

Encetem el programa amb un col·loqui sobre la pol·lució atmosfèrica. En Pinzellades Culturals repassem els guardonats amb els Premis Goya 2015. Josep continua parlant-nos de la pilota valenciana. I acabem amb Curiositats referides al coltan.

27 de febrero de 2015

ALBOCÀSSER, CULLA, CATÍ.

El pasado 21 de febrero realizamos una excursión al Alt Maestrat coincidiendo con la celebración  de las VI Jornadas Gastronómicas  de la TrufaDesde Valencia, nos adentramos en la provincia de Castellón y abandonando campos de naranjos y bosque mediterráneo, comenzamos a disfrutar de un paisaje más rocoso y montañoso poblado de carrascas y garrigas.




En nuestra primera parada nos detuvimos en Albocàsser población de origen medieval que se desarrolló  al amparo de  órdenes como Calatrava y Montesa hasta el siglo XIX. Allí pudimos visitar la Ermita Hospedería de San Pablo, edificación de estilo medieval comenzada a construir en el siglo XVI y que se amplió, con dos alas porticadas, en el siglo XVII para instalar la hospedería. Destacan los frescos de la ermita y las dependencias superiores decoradas con pinturas murales monocromas  que desarrollan escenas de la vida de San Pablo. 



Las paredes exteriores de la hospedería están recubiertas por una espesa hiedra catalogada como una de las más antiguas de la península.

Proseguimos nuestro camino disfrutando de un espléndido paisaje poblado de almendros y avellanos en flor. Con el cielo encapotado, entre rocas y profundos barrancos, atravesamos Benasal para dirigirnos, por una angosta y serpenteante carretera, hasta Culla.



Culla fue dominio musulmán hasta principios del siglo XIII,  con la reconquista Blasco de Alagón ganó la población para el bando cristiano, pasando posteriormente a formar parte de la corona de Aragón. La población se  nos muestra desde el camino asentada sobre una gran muela en la que destacan los restos del antiguo castillo destruido en el siglo XIX tras las guerras carlistas. Aquí, guiados por Ester, recorrimos el casco antiguo y ascendimos por sus callejuelas hasta “La Presó” y el Castillo. Desde los altos miradores pudimos contemplar el paisaje de la comarca con simas, barrancos, bancales de cultivo, las ermitas de San Cristóbal y San Roque  y de telón de fondo  la imponente imagen del Peñagolosa.



Aunque el sol intentaba dejarse ver, con el paso del día, el tiempo se tornó ventoso y frio. Con el viento más crecido y una incipiente llovizna llegamos a Catí. Allí hicimos un alto antes de la comida para adquirir quesos, trufas, embutidos, miel  y demás productos de la zona. Ya abastecidos nos encaminamos al punto estrella de la jornada, l’Avellà, para disfrutar de un estupendo menú donde la trufa fue la reina de la mesa. Rodeados de amigos nos deleitamos con embutidos, quesos, montaditos de cochinillo, elaborados milhojas de paté, sopa de almendras, cabritillo, dulces, vino de la tierra y muy buena armonía.



Tras la comida visitamos el Santuario de  l’Avellà  donde, cuenta la leyenda, una viejecita  ciega  y leprosa oyó la voz de la Virgen que le instaba a lavarse con el agua de la fuente que allí manaba, tras lo cual sanó y en ese lugar se erigió el santuario.  Del interior de la ermita destacan los frescos de Pascual Mespletera  que cubren tanto la bóveda como las paredes. Allí, algunos, nos arrepentimos por haber sido capaces de comer, tanto y tan bien.


Con el atardecer comenzaron a caer pequeños copos de nieve y emprendimos  el regreso de una “jornada deliciosa”.

(Texto e imágenes de Inma Sierra)

23 de febrero de 2015

LECTURA DRAMATIZADA DE: VIVES I MARCH, DRAPS



En el aula Magna del Centro Cultural La Nau de la Universidad de Valencia, se han celebrado durante los días 12 y 13 del presente mes de febrero, unas Jornadas dedicadas a JOAN LLUÍS VIVES con el título; EL HUMANISTA Y SU ENTORNO.
Como ya habíamos anunciado, fuimos requeridos para protagonizar una lectura dramatizada sobre la vida y obra de nuestro paisano que vivió en los siglos XV y XVI.
Al término de las ponencias de los Estudiosos del autor de referencia, el presidente de la mesa, anunció la actuación del Grupo de Teatro de Amics de la Nau Gran de la obra VIVES I MARCH, DRAPS. de Josep Sanz Biosca y la adaptación de nuestro director Clemente Carrasco.
Dio comenzó la interpretación de la comedia trágica en seis escenas, en la que se explica como la familia del humanista Joan Luís Vives i March, fue perseguida a muerte por la Inquisición.




Personajes e interpretes:

Presentadores; Ana Sanahuja, Feli Fernández, Manuela Górriz y Paco Merino
Aguacil; Concha Vila
Joan Lluís Vives i March, l’humanista; Aurelio Pedrós. 
Llorens, amigo íntimo de Lluís Vives i Valleriola, (padre de Joan Lluís Vives); Guillermo Abarca.
Blanquina March i Almenara, doncella (posteriormente madre de Lluís); Lucía Ballesteros.
Los miembros del Tribunal del Santo Oficio; Malcarat, Carnisser y Gànguil, interpretados por: Adelina Vaya, Rosa Donat y Adolfo Martín.
Hermanas de Joan Lluís; Lourdes Marqués, Amparo Portaceli y Mª Carmen Pardo
Enterrador e hijo; Antonio Peinado y Diana Miró.

Primera escena, en Valencia
Aquella de allí, era la tienda de los Vives, el rótulo salta a la vista: VIVES & MARCH, DRAPS. Esta es la crónica de los hechos acaecidos en la ciudad, entre la familia judía de Joan Lluís Vives i March (convertida al cristianismo), y el tribunal del Santo Oficio.

Segunda escena; los Justicieros del tribunal del Santo Oficio, toman declaración a Blanquina March i Almenara, doncella joven de tan sólo catorce años, en que la juzgan por haber blasfemado contra la Virgen.

Tercera escena; veinte años después. Se produce un diálogo entre Lluís y Llorenç; el primero en Brujas y el segundo en Valencia. Vives desea saber todo lo ocurrido con su familia. Llorenç, al principio se resiste, y le pregunta si no está informado de lo que ha pasado por sus hermanas. Mis hermanas no me cuentan nada. Ante la insistencia de Lluís, Llorenç al final le cuenta, como su padre juzgado y condenado a morir en la hoguera, y como otros miembros de la familia están siguiendo el mismo camino.

Cuarta escena, en el cementerio de Alcira.
Se produce un diálogo entre el enterrador y su hijo, en el que no comprenden el por qué después de tanto tiempo… Blanca March i Almenara (madre de Vives), que había muerto hacía 20 años, víctima de la peste, es desenterrada y enviados sus restos a Valencia.

Quinta escena: las tres hermanas menores, reciben acusación del fiscal de la Inquisición, contra la memoria y los bienes de la madre. ¿Qué quieren ahora? A los veinte años de muerta!, ¿Le has escrito?, ¿Para qué?. Las tres hablan de la conveniencia o no de informar a su hermano, pero “para qué tenemos que hacerlo padecer”, “si tenemos que padecer, debíamos de padecer todos” … Olvidarlo …



Sexta y última escena; Procesión por las calles de Valencia, Cruces, Estandartes, Señeras, el pueblo. Los Jueces del Tribunal del Santo Oficio, encapuchados, presiden el espectáculo de la quema de los huesos de Blanquina Mach i Almenara. Escondido en un rincón, Joan Lluís, que ha venido a Valencia al saber que los restos de su madre iban a ser quemados. Al otro lado, sus tres hermanas, de luto. Junto a él; Llorenç… comienza la conversación:

—Son aquellas mis hermanas, verdad?,  pero tápame, que no me reconozca la gente. Han envejecido, eh!... a veces me miro al espejo, de reojo, huyendo de aquello que no quiero ver,… pero que hacen ahora allí en la plaza? … abren el ataúd. Sacan los huesos y los dejan encima de la hoguera.
Leonor, tu hermana mayor se ha desmayado… redoble de tambor de las ejecuciones y prenden fuego...

—Todo se ha realizado.  Más de veinte años sin ella, y ahora de golpe, viene a mis ojos toda mi infancia… llévame a la puerta de Serranos, de inmediato, ni un segundo más quiero estar aquí… no quiero que me reconozcan y me pongan en la lista… adiós Llorenç, si veis a mi hermana Leonor, decidle que me tenéis informado, pero, … ¡por nada del mundo debe saber que he venido! … 

Llorenç: —No olvidéis Valencia                          

Vives: —¡La recordaré a mi pesar!

(Texto e imágenes de Antonio Cotolí)