11 de septiembre de 2014

Ya está enviado el primer Boletín del curso, que aquí reproducimos. En el apartado superior de esta página, BOLETINES, podéis consultar los últimos que hemos publicado.

1 de septiembre de 2014

NUEVO CURSO




El verano se acaba, y nuestras actividades culturales, viajes y talleres pronto se pondrán en marcha.

La próxima semana se enviará a todos los asociados el primer Boletín del curso, con importantes noticias. Boletín que podréis leer también en esta página web.

El despacho abrirá en su horario habitual de 10.30 a 12.30 el martes día 9 de septiembre.

27 de julio de 2014


Emisión del Grupo de Radio de Amigos de la Nau Gran, del día 18 de junio 2014.

1 de julio de 2014

RECUERDOS DE UN VIAJE A PORTUGAL

Salimos de Valencia el día doce de junio. Hicimos escala en Madrid y llegamos a Portugal sobre las cinco. El cambio de horario nos regaló una hora.
Dos acontecimientos han estado presentes en nuestra visita: la celebración de la fiesta de San Antonio y el mundial de fútbol.
Esa misma tarde, visitamos el parque Eduardo Vll que esta a espaldas del monumento al Marqués de Pombal. Una gran pantalla lo presidía.
El parque es el más grande en extensión de la capital. Tiene un lago y un jardín cubierto llamado la Estufa Fría y estaba lleno de casetas por la feria del libro.



No pudimos visitar La Estufa Fría por celebrarse en ella las doce bodas que todos los años, con cargo al erario público, el día de San Antonio se ofician en la catedral.
Por la noche, una especie de cofrades del amor, desfilaron por la avenida de la Libertad en procesión  y rindieron homenaje a una figura del santo en la Avenida de la Libertad.
Corazones luminosos, comparsas, trajes multicolores, arcos, flores, competían con  intención de sorprender a los asistentes.
A nuestra llegada, nos enteramos que Lisboa está marcada por dos acontecimientos que han ido configurando la ciudad actual: el terremoto de Lisboa en el año 1755 y el incendio de 1988.
Al marqués de Pombal, político ilustrado, debe la ciudad su trazado actual, de grandes avenidas y amplias plazas. Este personaje, controvertido en su época, tuvo la visión suficiente como urbanista para reconstruir la ciudad después del terremoto. Inspirado en las reformas urbanísticas que el despotismo ilustrado realizó en otras capitales europeas dotó a la ciudad de infraestructuras modernas y amplias avenidas.  
Vista desde lo alto del parque Eduardo Vll, la ciudad  se  escalona hacia el mar con suavidad, sin grandes edificios que distorsionen el paisaje lo que la hace muy bella.
El incendio del año 1988 quemó la zona denominada Chiado y parte del barrio alto. Se percibe en esta parte de la ciudad la diferencia entre lo nuevo y lo viejo pero se aprecia también el respeto por un urbanismo acorde con el entorno.
Se conoce a Lisboa como la ciudad de las siete colinas y para subsanar los desniveles cuenta diversos elevadores (ascensores y funiculares); uno de los más antiguos es el ascensor de Santa Justa que nos acerca hasta el barrio alto. Otros, o los antiguos tranvías nos conducen al barrio de Alfama cuna del fado. En él se encuentra la catedral y el castillo árabe, construido sobre los cimientos del castillo romano, desde donde hay unas magníficas vistas de la ciudad.
La desembocadura del Tajo está atravesada por el puente Veinticinco de Abril, réplica del de San Francisco. Cerca, en la desembocadura del rio, suspendido en una colina, un monumento al Sagrado Corazón lo contempla con los brazos extendidos.
Todo es grandioso, despejado, toda la ciudad se abre al mar; tal vez por ese motivo era inevitable que sus gentes navegaran y era inevitable que los reyes aragoneses quisieran conquistarla.
Su posición estratégica marcó su destino y hombres como Vasco da Gama y Enrique el Navegante la hicieron posible con sus conocimientos de navegación, arrojo e inteligencia.
Estos visionarios de su tiempo, fueron conformado una sociedad prospera, audaz, y rica gracias al comercio y a las materias primas que venían, primero de los lugares conquistados y después de sus colonias.
Se aprecia en la capital, y en el resto de ciudades que visitamos, como la riqueza que conquistaron revertió en ella. Podría decirse que el oro y las especias se transformaron en piedra.


En la iglesia de los Jerónimos, en su claustro, en la torre de Belem, en el monasterio de Batalha, en la hermosa iglesia gótica del Monasterio de Santa María de Alcobaça, patrimonio de la humanidad. Alta sobria y elegante.
El arte manuelino da testimonio de todos los acontecimientos históricos, la ventana y los ochos claustros de Tomar y los claustros, sobre todo el del monasterio de los Jerónimos, aportan nuevos elementos, relacionados con la navegación como la esfera armilar y los trenzados de cuerda. El simbolismo se hermana con la piedra, se hace raíz, árbol, barco, alcachofa; trepa por las paredes y se corona con las cruces de los Monjes de Cristo.



El Convento de Cristo en Tomar, del siglo Xll,  tiene escrita en la piedra la historia de los templarios portugueses y de sus sucesores. Los Monjes de Cristo. Un altar circular preside su iglesia. Los Caballeros templarios accedía a ella a caballo.
El Palacio Monasterio de Mafra construido por Juan V, de estilo barroco se financió con el oro que se trajo de Brasil.
Tiene una biblioteca con más de 40.000 volúmenes  Es una muestra más del poder del imperio portugués de la época. Y cuidada por los murciélagos que la protegen de los insectos. Al igual que, nos dijeron, ocurre en la otra gran Biblioteca de Portugal, la de Coimbra.




Distinto por completo es el Palacio da Pena de   Sintra, residencia de verano de los últimos reyes portugueses donde con anterioridad había un convento.
A este palacio, mezcla de diferentes estilos  construido en el Siglo XlX, se accede por una carretera serpenteante poblada de árboles y plantas muy diversas. Esta vegetación hace la subida amable y fresca.



El templo romano de Évora, nos da idea de la antigüedad de esta ciudad del Alentejo bañada por el Tajo, el Guadiana y el Sado. Patrimonio de la humanidad. Sus fachadas blancas y amarillas hacen resplandecer las calles que un día fueron testigo de los Actos Sacramentales de la Inquisición.
Todos los días, antes de ponernos en marcha, Adolfo nos ha leído alguna poesía de Pessoa y nos ha inculcado el gusanillo de visitar los lugares donde transcurrió su vida. El Café Brasileño y el restaurante donde comía a diario y la calle Doradores donde trabajaba.



Hemos paseado la ciudad, de día y de noche, tomándole el pulso. Hemos podido oír el fado en las calles de la Alfama, y en un recoleto teatro del barrio alto. Hemos disfrutado las fachadas de azulejos, tan bellas en sus edificios civiles como en los religiosos. Hemos saboreado las famosas sardinas, su bacalao y un estupendo arroz de pescado en un  restaurante familiar donde nos sirvió un abuelito entrañable un exquisito arroz con pescado a un precio increíble.

En fin, personalmente, me ha sabido a poco y me he quedado con ganas de quedarme unos días más, por mi cuenta, cerca de sus miradores oyendo música y leyendo la poesía de Pessoa. 

(Texto de Amparo Romero. Fotografías de Juan Antonio González y Antonio Latorre)


29 de junio de 2014

LA VALL DE GALLINERA


Planes. Cocentaina. Paraje de San Cristòfol. Sábado 31 de mayo


Como en todos los otros valles del interior de la Marina Alta, los árabes ocuparon durante casi seis siglos estas tierras. Después de la expulsión de los moriscos (1609), El Vall de Gallinera quedó tan despoblado, que el Duque de Gandía, al que pertenecía este territorio, trajo de Mallorca 150 familias para repoblar el valle. Las consecuencias de este hecho, serían contadas por el botánico Antonio José de Cavanilles de la siguiente manera: "Échese de ver todavía el origen de todos ellos en el acento y dialecto de sus moradores. Son muy aplicados al trabajo, todo lo aprovechan y viven contentos en aquel recinto delicioso".
Nos quedan como recuerdo de su pasado los nombres de los pueblos que comienzan por Beni o por Al
   

El singular paisaje de los cerezos en flor, con las elevadas temperaturas y poca lluvia,  se ha adelantado este año. Y su recogida también.


Esto… no pudimos llegar a verlo. Pero si pudimos ver las últimas cosechas de cerezas –y degustarlas– cogiéndolas nosotros directamente del árbol.

·      Planes, sus cerezas y la Cooperativa de Agricultores
o  








 En la Cooperativa de Planes pudimos comprobar como en unos pocos minutos las cerezas que llegaban en camiones del campo, eran volcadas a una plataforma, donde unas mujeres separaban las que llegaban juntas por sus rabos, antes de entrar a una máquina que lo hacía todo: las ‘multi escaneaba’, apartaba las dañadas y analizaba una a una su idoneidad para su comercialización, las separaba por su variedad, denominación y por tamaños; informaba, sacaba sus estadísticas, … y las introducía en cajas de cartón para que nos las llevásemos.
Y todo en unos pocos, pocos minutos. La máquina, fabricada en la provincia de Alicante.







     Comida en Sant Cristofol

Nos desplazamos para la comida a un paraje con unas vistas panorámicas espectaculares, Sant Cristofol.
El tiempo, y el santo, ayudaron a que las pocas gotas de agua que cayeron fueron mientras platos típicos de la zona.







·      Planes. Paseo por la ciudad

Planes es un municipio en la comarca del ‘Condado de Cocentaina’. Cuenta con unos 850 habitantes







Cocentaina. Paseo por la ciudad
Nuestra guía acompañante Esther Vayá, a quien debemos el diseño y organización de esta visita, nos enseñó con mucho detalle la ciudad Cocentaina mientras nos conducía por sus calles.



El Murciélago o Rat Penat


El murciélago es una figura heráldica frecuente en los blasones de la antigua Corona de Aragón. Aparece mayoritariamente en la parte superior, sobre la corona.
Hay una leyenda basada que dice que el murciélago fue popularizado por el rey Jaime I el Conquistador y que conmemora a un murciélago que evitó un descalabro de la Corona de Aragón en el Puig y permitió la conquista de Valencia.
Aun así parece que el origen más verosímil de este animal como símbolo radica en la «vibra» o dragón de la cimera del rey Pedro el Ceremonioso. La «vibra» era un dragón que antes coronaba los escudos de algunas ciudades importantes del Mediterráneo, como Palma de Mallorca y Valencia. Con el paso del tiempo la antigua víbora se llegó a identificar con un murciélago y tomó también la forma.
El uso del murciélago sustituyendo al dragón empezó hacia el siglo XVII y se impuso plenamente durante el siglo XIX.


El castillo de Cocentaina situado en el cerro de San Cristóbal, es un edificio de estilo gótico-militar. Construido a finales del S. XIII, sobre los restos de otras construcciones defensivas anteriores de origen musulmán. En la revuelta mudéjar de 1303 fue saqueado e incendiado.
Se trata de una gran torre cuadrada de 13,5 metros de lado por 12 metros de altura sentada sobre un talud de sillería que varía entre 2 y 4 metros de altura.


·      Palacio de los Condes de Cocentaina


     El origen de la estructura se remonta a la época de Jaime I aunque su forma definitiva se plasmó a finales del siglo XV y principios del siglo XVI con el Conde de Cocentaina. En su interior se puede visitar el conjunto mural pictórico de la Sala Dorada y la Sala de Embajadores. También el Retablo de Santa Bárbara, de estilo gótico, o la Torre del Paraguas con una estructura de sostén que la hace única en la Comunitat Valenciana.
     Junto al Palacio se encuentra el Convento de Clarisas Franciscanas, un claro ejemplo del estilo barroco, puro napolitano 





o   La Sala Daurada.

    Está dotada de una potente bóveda con pinturas figurativas de principios del siglo XVII. La ejecución de las mismas fue encargada por el conde Jerónimo Roís de Corella entre los años 1613 y 1623 posiblemente al pintor Rodrigo de Espinosa. Los espacios centrales están dedicados a los símbolos de los escudos de los Corella y a los nueve reyes de Navarra. La simbología viene representada por el escudo primitivo de la familia nobiliaria adaptada a las armas de la casa Real de Aragón, situada en primer plano la serpiente con cabeza de mujer y la divisa de la casa: ‘esdevenidor', y por el propio homenaje de promotor de las pinturas, el noveno conde, en forma de árbol. En los cuatro lunetos laterales se ensalza el coraje de los antepasados de los Corella, como por ejemplo la participación en la lucha del vaticano contra los turcos o por la ayuda prestada por el primer conde al rey Alfonso V en Nápoles.






o   Torre del Paraguas



o   Sala de Embajadores


Retablo de Santa Bárbara


La Virgen de las tres manos



o   Capilla de Sant Antoni






Nos detuvimos a contemplar a la estatua dedicada a Sant Hipolit. Al parecer fue elegido como el primer antipapa en 217, pero murió reconciliado con la Iglesia el 235 como un mártir, por lo que ahora es honrado como un santo. Y en Cocentaina le tienen especial devoción, celebrando sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Milagro cada 19 de Abril y a San Hipólito Mártir (declaradas de Interés Turístico Nacional) el segundo fin de semana de agosto, con fiestas de moros y cristianos. Su antigüedad no se conoce exactamente, pero se data sobre 1.586.

Es curioso porqué y cómo fue elegido patrón de la ciudad.  La historia está fundamentada en los documentos del Archivo Histórico Municipal de Cocentaina que hacen referencia directamente al santo o a la fiesta que ordinariamente se celebra, desde el año 1600. A finales del año 1590 y en la primera mitad del 1600, Cocentaina sufre una epidemia de peste.  La población consideraba que la enfermedad estaba causada por un castigo divino por lo que necesitan la invocación de algún santo que interceda a favor de los contestanos por pedir clemencia divina.

El domingo, 7 de mayo del 1600, los ciudadanos se reunieron en el Ayuntamiento juntamente con el clero, de las dos parroquias. Dentro de una bolsa de terciopelo colocaron tres papeletas, con el nombre de tres santos. De alguna manera se deja que la suerte tome parte en la elección, dado que el sistema de insaculación comporta hacer una selección previa a la hora de escribir las papeletas.
         
Una mano inocente, la de un niño, extrae la papeleta de quien será el patrón de Cocentaina: el nombre les suena a todos extraño: San Hipólito. Al escuchar el pueblo este nombre dijeron que no lo querían por patrón “por cuanto no le conocían”. Por segunda y tercera vez el niño sacó la papeleta con el nombre de San Hipólito Mártir. Ante la providencial repetición, con gran gozo y alegría le invocaron y le admitieron por Patrón.
El 10 de mayo del 1600, el Consejo General se reúne bajo la autoridad de la Justicia y, por unanimidad, aprueban que se celebre la fiesta del patrón el día 13 de agosto, día en que San Hipólito fue martirizado. Las manifestaciones festivas van ampliándose a lo largo de los siglos, configurándose la celebración hasta tomar la forma que hoy tiene, una gran y arraigada fiesta de Moros y Cristianos.



Fiesta de Moros y Cristianos en honor a San Hipólito

El patrón de la villa, San Hipólito es la piedra angular de las fiestas de Moros y Cristianos de Cocentaina. En los festejos, que se conocen desde el siglo XVIII, participan dieciséis  filaes o comparsas que llenan de colorido las calles del municipio. Junto a ellas, bandas de música y mucha gente que participa en los actos más destacados como la Presentación de Armas, las Embajadas de los Tomates y del Contrabando o la ofrenda de flores al Patrón. Todo ello además de las verbenas populares y los actos lúdicos que completan el programa. Estas fiestas, declaradas de interés turístico, ofrecen un gran rigor, riqueza de ornatos y música, y un gran colorido y diversión.

La feria se celebra desde el año 1346 y sirve de reflejo de la evolución del municipio.

(Imágenes y texto de Juan Antonio González Gras)