14/2/11

VIAJE A EGIPTO


En diciembre pasado tuve la suerte de, por fin, poder realizar ese viaje tan deseado a Egipto. He vuelto muy conmovida por todo lo visto y lo vivido. Ha sido mi primer viaje, pero en cuanto pueda, volveré. Este pequeño testimonio es mi manera de expresar mi solidaridad con el pueblo egipcio.
Fui con un amigo, para él que era su tercer viaje ¡Otro enamorado de Egipto! Y decidimos centrar nuestra estancia en Luxor con un día en El Cairo tanto a la ida como a la vuelta. Una semana es muy poco, pero me permitió sensibilizarme con el país.
Desde El Cairo visitamos el complejo de Giza con sus pirámides escondidas en la niebla, lo que suele ser habitual en invierno, la maravillosa Esfinge, de la que no me hubiese separado, la gigantesca estatua de Ramses II en Memphis, la pirámide escalonada actualmente en restauración en Saqqara y Deir-al-Medina…. De vuelta de Luxor pasamos el día en el Museo Egipcio con tantos y tantos tesoros almacenados, un poco al tuntún. Pero ¿quién puede organizar tantísimos y tantísimos tesoros?  aunque un nuevo museo está en construcción.


Desde Luxor pudimos visitar el extraordinario patrimonio que alberga esta región: templos de Luxor, Karnak, Deir-al-Bahari, Dandara, Edfu, Kom-Ombo, las tumbas del Valle de los Reyes, de los Artesanos...Estos desplazamientos nos permitieron observar la vida cotidiana en las aldeas del interior o la agricultura en ambos riberas del Nilo.

En cada una de nuestras visitas pudimos apreciar como los jóvenes escolares acompañados de sus profesores aprendían a conocer y por lo tanto a respetar su patrimonio.

Ahora me queda organizar mi próximo viaje para volver lo antes posible a este país que me ha conquistado, que realizaré también por carretera y para el que procuraré una estancia mucho más larga.
Yvette Guillot