17/12/12

Viaje a Tortosa y Peñíscola


La mañana  se presentó fría, cuando llegué a la cita el grupo de personas que esperaban se  frotaban las manos, y movían los pies en un intento de calentarse…. ese fue el saludo, hola,  ¡que frio¡  Ester nuestra guía, protegía su garganta lo mejor que podía envuelta en una gran bufanda. Poco a poco el grupo se completó, la hora de la partida llegó pero faltaba lo mas importante ¡el autobús¡ nada, ni rastro, las primeras llamadas informaban de un control en carretera, 30 minutos después la realidad, al conductor no le permitían conducir porque no estaba en condiciones. Vaya, pues menos mal que nos libramos… lo tomamos con calma, aprovechamos para ir al baño, tomar algo calentito, comentar el incidente y finalmente llegó Miguel, nuestro conductor, con un autobús impecable y comenzamos la aventura.


Yo soy de la opinión que el viaje empieza en el instante que lo emprendes, no cuando llegas al lugar, desde el principio todo cuenta, las personas que te acompañan forman parte  de ese descubrir que produce ir a lo desconocido, como son, que sienten, sus experiencias.. es tan fascinante como el propio lugar que esperas descubrir. Me encantó escuchar a Ester que puso la mirada, desde el inicio a cuanto nos rodeaba. Fijaos en el paisaje, nos decía, observar como la ciudad queda atrás y aparece la huerta, después los miles de naranjos y a medida que avanzamos mas al norte la montaña. Sin olvidar cómo los hombres se las ingeniaban para transportar todos los productos a otros lares  a través del mar ya que ni la carretera ni el ferrocarril existían. De la importancia del mar, dan cuenta las torres defensivas que nos acompañan a lo largo de la costa que vigilaban de los posibles ataques  y de la riqueza de la zona quedan importantes ciudades  amuralladas como Sagunto, Almenara, Alcalá de  Xisvert con su imponente campanario, el mas alto de todo el Maestrazgo sin olvidar los castillos templarios que también veremos repartidos  por la zona como el de  Peñíscola  el cual visitaremos  por la tarde.

Monumento a la batalla del Ebro que pronto desaparecerá.
Tenemos a la vista nuestro destino, Tortosa .La  ciudad ha sido declarada Conjunto  Histórico Artístico.  Tortosa, ubicada en el sur de Cataluña en las tierras  de l'Ébre  y cuenta con más de dos mil años de historia; ocupada y amurallada por los romanos, conquistada por los musulmanes, y mas tarde, en 1148  la arrebató  Ramon  Berenguer y la ciudad se convirtió en la encrucijada de los territorios de la corona Castello- Aragonesa. Tortosa vivió la expulsión de los judíos, durante la guerra de los segadores cayó en manos de los castellanos que a su vez fueron expulsados por los franceses. Fue también Tortosa uno de los lugares mas afectados de la guerra civil de 1936 y así queda reflejado en la sangrienta batalla del Ebro.



A pie del autobús, nos recibe Tatiana que nos acompañará en nuestro recorrido y que nos conduce a la magnifica fachada barroca de la catedral de Santa Mª que primero fue románica y luego gótica. Ya  en el interior al contemplar el retablo de Santa  Maria  de las estrellas de madera policromada situado en el altar mayor, podemos observar por su tamaño el detalle de las diferentes transformaciones de la catedral. Tatiana nos enseña la capilla de la Virgen de la Cinta conocida también como la capilla real, el mejor eje, de la arquitectura barroca de Cataluña. A mi me llama la atención la cantidad de rejas que hay en las catedrales, contemplando la del presbiterio, me pregunto su significado, ¿a quien  y de qué querían  proteger  cerrando el paso en las capillas? Siempre albergo un cierto temor cuando visito una catedral, cuando piso las cientos de lapidas de los enterrados , las gárgolas de caras terribles me parecen vigilantes empedernidos, y ese susurrar constante  de palabras pronunciadas en voz baja.. no sé, me produce escalofríos.

Nave central de la Catedral
Salimos al claustro, por fin, aire fresco. Contemplamos una valiosa colección epigráfica, alrededor del claustro la antigua canónica; se conserva el refectorio, el aula mayor, el dormitorio, donde se encuentra ubicado el magnifico coro renacentista reinstalado tras la guerra civil. Bajo el claustro se conserva un gran refugio antiaéreo construido en 1937.
De nuevo en la calle, frente al palacio episcopal y sobre la pilastra del antiguo puente de la cinta, podemos ver el monumento conmemorativo de la batalla del Ebro.
Por el camino dejamos palacios , conventos, iglesias, edificios modernistas, reales colegios y las murallas del castillo de San Juan o de la Zuda impresionante fortaleza que domina la ciudad y el rio Ebro. Un paisaje fluvial soleado y calmo nos acompañó hasta el autobús  alejándonos de Tortosa y de la joven amable e inteligente Tatiana.





Nos aguarda  Peñiscola,  una buena comidita en el Hogar del Pescador, la¨ charraeta¨    habitual para descubrirnos, ¿qué itinerario haces? ¿Cuándo te jubilaste? Etc. etc. Al final muchas risas mucho movimiento en las mesas, un no parar…. Ah, y el sorteo que alguno /a se marchó bien contento…. 


Finalmente nos llaman al orden vamos, vamos, que tenemos que recorrer la ciudad antes que anochezca… y de nuevo Ester apenas sin voz nos hablaba del pasado. De nuevo al bus, casi se acabó pero Adolfo nos tiene preparada  la peli en la que veremos una Peñiscola, diferente a la paseada. Desconocida para muchos… sin apenas casas en el litoral que aparece despejado y natural, con una población sencilla que vive la vida desde los sentimientos, las fraternidades, sin prisas con tiempo para los amigos, la familia la risa intima… parece el paraíso perdido. Pero  no caemos en la nostalgia, la vida avanza  como el autobús, siempre al frente, con vivencias y con proyectos, con mas viajes que nos acercan a otros mundos y a otros desconocidos que al final de trayecto suman más amigos.




(Manuela Estellés)