22/5/14

ASCENSIÓN AL PEÑAGOLOSA



Cuando veíamos el pico desde la carretera, era impresionante ver que hasta allí íbamos a subir, sentíamos su llamada para que disfrutaramos de su ascensión y sus maravillosas vistas desde lo más alto.
Fuimos al Santuari de Sant Joan, y tras un pequeño almuerzo para resistir la subida, comenzamos la aventura atravesando el Barranc de la Pegunta, por un bosque de pinos altos, las vistas eran preciosas como lo son todas en las rutas que hacemos, quizá la distancia no fuera muy superior pero  la dificultad fue mayor que de costumbre, después de un rato subiendo por estos parajes tan bonitos de un bosque que estaba perfectamente señalizado con unos dibujos que explicaban muy bien todas las especies de plantas, arbustos, árboles, etc., que allí habían.





Cuando el bosque termina, la subida es más dificultosa y solo hay matorrales, que afortunadamente como el día no era muy caluroso lo aguantamos mejor, al llegar a lo más alto nos dimos cuenta que vale la pena el esfuerzo. Las vistas son espectaculares e impagables a ambos lados, aunque al rato de estar arriba nos tuvimos que abrigar un poco porque el aire era fresquito, también había un puesto de vigía para controlar los incendios.

Después de descansar un buen rato y cuando nos reagrupamos todos, empezamos el camino de regreso, también difícil por lo empinado, bajamos por una ruta distinta a la de subida, nos acercamos a ver la nevera de Penyagolosa pero estaba inutilizada, bajamos por una pista y nos acercamos al Mas de la Cambreta.

Al poco rato nos paramos a comer y reponer fuerzas, empezábamos a notar el descenso y había que preparase para la parte más dura de la bajada, como nota curiosa fue que coincidimos con dos carreras de montaña una de 115 km y otra de 63 km, y vimos pasar a los corredores exhaustos por el esfuerzo, la meta estaba situada en el santuario y había mucha animación de corredores, dando un ambiente festivo.
Esta vez fuimos menos los compañeros que disfrutamos de la montaña, del aire libre, y del silencio que nos envuelve, los que no pudisteis venir no sabéis lo que os perdisteis, animaros para el curso que viene, porque no os arrepentiréis.
(Texto de Paco Muñoz. Fotografías de Lola Mateo, Vicente Garrido, Paco Muñoz y Antonio Guillemes)