23/2/15

LECTURA DRAMATIZADA DE: VIVES I MARCH, DRAPS



En el aula Magna del Centro Cultural La Nau de la Universidad de Valencia, se han celebrado durante los días 12 y 13 del presente mes de febrero, unas Jornadas dedicadas a JOAN LLUÍS VIVES con el título; EL HUMANISTA Y SU ENTORNO.
Como ya habíamos anunciado, fuimos requeridos para protagonizar una lectura dramatizada sobre la vida y obra de nuestro paisano que vivió en los siglos XV y XVI.
Al término de las ponencias de los Estudiosos del autor de referencia, el presidente de la mesa, anunció la actuación del Grupo de Teatro de Amics de la Nau Gran de la obra VIVES I MARCH, DRAPS. de Josep Sanz Biosca y la adaptación de nuestro director Clemente Carrasco.
Dio comenzó la interpretación de la comedia trágica en seis escenas, en la que se explica como la familia del humanista Joan Luís Vives i March, fue perseguida a muerte por la Inquisición.




Personajes e interpretes:

Presentadores; Ana Sanahuja, Feli Fernández, Manuela Górriz y Paco Merino
Aguacil; Concha Vila
Joan Lluís Vives i March, l’humanista; Aurelio Pedrós. 
Llorens, amigo íntimo de Lluís Vives i Valleriola, (padre de Joan Lluís Vives); Guillermo Abarca.
Blanquina March i Almenara, doncella (posteriormente madre de Lluís); Lucía Ballesteros.
Los miembros del Tribunal del Santo Oficio; Malcarat, Carnisser y Gànguil, interpretados por: Adelina Vaya, Rosa Donat y Adolfo Martín.
Hermanas de Joan Lluís; Lourdes Marqués, Amparo Portaceli y Mª Carmen Pardo
Enterrador e hijo; Antonio Peinado y Diana Miró.

Primera escena, en Valencia
Aquella de allí, era la tienda de los Vives, el rótulo salta a la vista: VIVES & MARCH, DRAPS. Esta es la crónica de los hechos acaecidos en la ciudad, entre la familia judía de Joan Lluís Vives i March (convertida al cristianismo), y el tribunal del Santo Oficio.

Segunda escena; los Justicieros del tribunal del Santo Oficio, toman declaración a Blanquina March i Almenara, doncella joven de tan sólo catorce años, en que la juzgan por haber blasfemado contra la Virgen.

Tercera escena; veinte años después. Se produce un diálogo entre Lluís y Llorenç; el primero en Brujas y el segundo en Valencia. Vives desea saber todo lo ocurrido con su familia. Llorenç, al principio se resiste, y le pregunta si no está informado de lo que ha pasado por sus hermanas. Mis hermanas no me cuentan nada. Ante la insistencia de Lluís, Llorenç al final le cuenta, como su padre juzgado y condenado a morir en la hoguera, y como otros miembros de la familia están siguiendo el mismo camino.

Cuarta escena, en el cementerio de Alcira.
Se produce un diálogo entre el enterrador y su hijo, en el que no comprenden el por qué después de tanto tiempo… Blanca March i Almenara (madre de Vives), que había muerto hacía 20 años, víctima de la peste, es desenterrada y enviados sus restos a Valencia.

Quinta escena: las tres hermanas menores, reciben acusación del fiscal de la Inquisición, contra la memoria y los bienes de la madre. ¿Qué quieren ahora? A los veinte años de muerta!, ¿Le has escrito?, ¿Para qué?. Las tres hablan de la conveniencia o no de informar a su hermano, pero “para qué tenemos que hacerlo padecer”, “si tenemos que padecer, debíamos de padecer todos” … Olvidarlo …



Sexta y última escena; Procesión por las calles de Valencia, Cruces, Estandartes, Señeras, el pueblo. Los Jueces del Tribunal del Santo Oficio, encapuchados, presiden el espectáculo de la quema de los huesos de Blanquina Mach i Almenara. Escondido en un rincón, Joan Lluís, que ha venido a Valencia al saber que los restos de su madre iban a ser quemados. Al otro lado, sus tres hermanas, de luto. Junto a él; Llorenç… comienza la conversación:

—Son aquellas mis hermanas, verdad?,  pero tápame, que no me reconozca la gente. Han envejecido, eh!... a veces me miro al espejo, de reojo, huyendo de aquello que no quiero ver,… pero que hacen ahora allí en la plaza? … abren el ataúd. Sacan los huesos y los dejan encima de la hoguera.
Leonor, tu hermana mayor se ha desmayado… redoble de tambor de las ejecuciones y prenden fuego...

—Todo se ha realizado.  Más de veinte años sin ella, y ahora de golpe, viene a mis ojos toda mi infancia… llévame a la puerta de Serranos, de inmediato, ni un segundo más quiero estar aquí… no quiero que me reconozcan y me pongan en la lista… adiós Llorenç, si veis a mi hermana Leonor, decidle que me tenéis informado, pero, … ¡por nada del mundo debe saber que he venido! … 

Llorenç: —No olvidéis Valencia                          

Vives: —¡La recordaré a mi pesar!

(Texto e imágenes de Antonio Cotolí)